Descubre Japón confía en:

Mediatres Estudio 

Gran Capità 2-4, Ed. Nexus

08034 Barcelona (Spain)
viajes@m3estudio.com

LOGO-transp-02-02.png
FINAL-M3viajes-02.png

© 2019 Descubre Japón © Textos e imágenes de sus autores. www.m3estudio.com.

Cuatro Estaciones

El clima de Japón es complejo puesto que las diferencias de latitud entre sus diferentes regiones son extremas. Aun así, se puede hacer una caracterización general de su clima teniendo como referencia el clima de Tokio por su situación central en el país y por concentrarse la población en las regiones situadas en la misma isla que la capital. El clima de Japón es principalmente templado, con cuatro estaciones bien diferenciadas y de duración similar con las excepciones de Hokkaido, la isla más septentrional, donde los veranos son cortos y los inviernos largos, y del archipiélago de Ryukyu, las islas más al sur donde el clima es subtropical. Veamos con más detalle cómo son las estaciones y cómo sus particularidades climatológicas marcan la vida del país.

Primavera

Los meses de primavera, de marzo a mayo, se consideran como los mejores para hacer un viaje a Japón. Con días cálidos, noches frescas y pocas precipitaciones la primavera permite disfrutar uno de los mayores espectáculos naturales del archipiélago, la floración del cerezo, un evento celebrado por los japoneses con pícnics bajo los sakura (cerezo) en flor o hanami. No es el único espectáculo natural que ofrece esta época del año, también es interesante ver los arrozales recién plantados en las zonas rurales. La llegada del calor, que hace que florezcan los cerezos y otros muchos árboles frutales, no debe llevarnos a engaño y es recomendable llevar algo de abrigo para no verse sorprendido por las bajadas de temperatura durante la noche o por las tormentas que en ocasiones visitan Japón durante estos meses.

 

Verano

El verano, de junio a septiembre, es una época común para organizar grandes viajes, pero hay que tener en cuenta que entre los meses de junio y agosto la corriente de aire cálido y húmedo proveniente del Pacífico provoca que la temperatura y la humedad sean muy elevadas. También hay que considerar que en junio se produce un fenómeno meteorológico conocido como tsuyu, o época de lluvias. Este clima tiene una excepción, el norte del país, en especial la isla de Hokkaido, cuya situación la hace un destino ideal en esta época. Eso sí, el verano compensa las dificultades meteorológicas con los numerosos festivales al aire libre que se celebran por todo el país. La ropa debe ser fresca y cómoda, en especial tejidos naturales como el algodón o el lino. Y un chubasquero y calzado resistente al agua si se viaja en junio. El verano japonés permite, como decíamos, disfrutar del ambiente de un matsuri, festival tradicional específico del verano con el que barrios y poblaciones celebran en las calles y en torno a los santuarios diferentes festividades. El verano es también la época de los hanabi o grandes espectáculos de sofisticados fuegos artificiales, en ocasiones relacionados con los matsuri, que concentran en ciudades y pueblos a numerosos espectadores ataviados con ropas tradicionales como los yukata.

Otoño

El otoño, de septiembre a noviembre, también es una muy buena época para visitar el país, en especial los meses de octubre y noviembre ya que en septiembre son frecuentes los tifones. En octubre todavía se puede disfrutar de días cálidos en la mayor parte del país, y noviembre, aunque más fresco, ofrece otro gran espectáculo natural, el cambio del color de las hojas caducas, siendo particularmente espectacular la de los arces japoneses o momiji. En cuanto a la vestimenta la mejor opción es llevar capas de ropa con las que poder jugar a lo largo del día. Por las considerables diferencias de temperatura de las diferentes regiones también conviene llevar un abrigo. Y en cuanto a los principales eventos de la estación insistir que disfrutar del koyo, o cambio del color de las hojas caducas, del momiji, es una experiencia realmente inolvidable.

 
 

Invierno

El invierno en Japón, de diciembre a febrero, es muy diferente dependiendo de las regiones. Durante estos meses masas de aire frío y seco provenientes de Siberia chocan con el aire húmedo y cálido del Pacífico haciendo que Hokkaido, las zonas montañosas y la costa del mar de Japón reciban una gran cantidad de nieve. Una circunstancia meteorológica que provoca estampas impresionantes y las condiciones perfectas para disfrutar de los deportes de invierno. También es la época perfecta para visitar los onsen o fuentes termales naturales. Las vacaciones navideñas permiten viajar a Japón a ver la celebración del fin y principio del año, el Nenmatsu y el Shogatsu, época en la que los japoneses aprovechan para visitar los templos budistas al final del año y los santuarios sintoístas al comenzar el nuevo año. Aunque en Tokio y la costa del Pacífico las nevadas son escasas es recomendable llevar ropa de abrigo ya que las temperaturas medias son muy bajas, alcanzando los 2° C. Y por supuesto ropa de montaña si se tiene.

 
descubre-japon-logo